31.5.10

DICEN QUE LA DISTANCIA ES EL OLVIDO



Cuando el Presidente Obama telefoneó a Zapatero para informarlo de que España llevaba tiempo dando la nota en los mercados financieros internacionales y para comunicarle las medidas de reducción del gasto que debía adoptar, si no quería sacar a nuestro país del euro y hundirlo en el fango de la ruina económica, yo ya me temí lo peor.

Pensé en que seguramente se acordaría de los funcionarios, “que ganamos mucho y trabajamos poco”, pero eso no me importó demasiado porque los funcionarios llevamos varios lustros perdiendo poder adquisitivo de manera escandalosa y ya estamos acostumbrados a que la Hacienda Pública asalte nuestra cartera con el descaro de quien sabe que nuestra nómina es fija y además transparente, con lo que desvalijarla con cierta periodicidad se ha convertido ya en toda una rutina. No se me pasó por la cabeza que el socialismo gobernante se atreviese con la exigua cartilla de los pobres pensionistas, porque estoy convencido de que quienes han dado una parte de su vida en beneficio del país, lo mínimo que se merecen es vivir dignamente sus últimos días. Al escuchar la noticia de que también iba a atracarlos, no daba crédito y mi primer pensamiento fue para mi madre, para mi suegra y para esos miles de viudas que, con pensiones irrisorias, tendrán que afinar el lápiz, ahora mucho más que antes, para poder llegar a fin de mes sin bordear la indigencia.

Acostumbrado a pagar siempre religiosamente y a no recibir nunca nada, porque mi diáfana nómina queda indefectiblemente un poquito por encima de lo que se requiere para conseguir una beca para mis hijos, una ayuda o cualquier subvención, me vinieron a la mente, tras la llamada de Obama, todas esas carreteras que se construyen en nuestro entorno de las que, con un cinismo extremo, esa comunista reconvertida en Consejera que es Rosa Aguilar dijo que se ralentizarían pero que, en ningún caso se pararían. Cuando, un par de días más tarde, el ministro José Blanco la contradijo, añadiendo que incluso se rescindirían contratos de obras que ya estaban adjudicadas, me eché a temblar.

Uno vivía con la ilusión de ir pronto a Jaén, sin necesidad de destrozar su coche, circulando por la Autovía del Olivar y ahora ha visto cómo ese sueño se evapora. No es que yo tenga mucha fe en el trazado de esa vía, a tenor de la “autovía de la Señorita Pepis” que nos han construido entre Úbeda y Baeza, pero albergaba la esperanza de que, al menos, su firme fuese decente. Hace unos días, al comprobar que el Delegado de Obras Públicas se echaba a la carretera, para demandar financiación privada a fin de poder continuar con las obras esa autovía, constaté que una parte de los recortes vendrán por ahí, en lugar de procurar ahorrar el dinero suprimiendo “Visas Oro” y Ministerios inútiles.

Ahora es probable que nos quedemos, durante mucho tiempo, sin unas carreteras que deberían llevar años terminadas, porque en Jaén la Junta no tiene que invertir en votos y porque, como cuenta el famoso bolero “dicen que la distancia es el olvido” y la provincia de Jaén está muy lejos de la de capitalina Sevilla, donde sí hay que ganarse los votos uno a uno.

Nunca llegué a comprender bien al académico Pérez Reverte, cuando se refería a España como a “este país de mierda”, y ha tenido que llegar esta depresión económica para que vaya entendiendo por dónde iban los tiros.

28.5.10

HOY HA LLEGADO EL iPAD

Image Hosted by ImageShack.us


Acabo de volver a darme cuenta de lo viejo que me hago. He recordado que, allá por 1986, compré mi primer ordenador y repasando sus características técnicas no me ha quedado más remedio que reconocer que la vida pasa inexorablemente aunque, en esto de la informática, no cualquier tiempo pasado fue mejor. Hace ya de esto 24 años.

Mi AMSTRAD PC1512 tenía un monitor monocromo, con una rudimentaria resolución y ni siquiera poseía disco duro. Los ordenadores no lo tenían entonces. Había que ponerlo en marcha, desde la disquetera, con un enorme disquete, de cinco pulgadas y cuarto, que llevaba en su interior el célebre MS DOS de Microsoft y cuyos restos perduran todavía en mi flamante HP con Windows 7. Los discos de tres pulgadas y media llegaron como algo revolucionario y más tarde los CD-R y los DVD, (como dispositivos de almacenamiento externo), supusieron un importante salto. Estos últimos, a pesar de la reciente aparición del Blu Ray, siguen siendo elementos con plena vigencia. La conexión a Internet, (primero con RTB, luego con RDSI y en último lugar con su ADSL), vino a confirmar la existencia de un mundo virtual para el que no existen fronteras.

He recorrido todos los anteriores pasos, casi a una velocidad de vértigo, aunque hayan transcurrido 24 años y he podido comprobar que todas esas pequeñas revoluciones no son nada, comparadas con acontecimientos como el de hoy, día 28 de mayo y es que, precisamente hoy, acaba de ponerse a la venta el muy esperado iPAD de la marca de la manzana. Apple ha lanzado al mercado un “revolucionario” dispositivo que se comporta como un ordenador portátil, que tiene casi plena conectividad, pero que es mucho menos voluminoso. Mediante su pantalla táctil podemos navegar, enviar correo-e, ver fotografías, películas o leer un libro, simplemente moviendo un dedo. Con un elegante diseño, solamente pesa 680 gramos y tiene algo más de 13 mm de grosor.

El aparatito funciona tanto en vertical como en horizontal y posee multitud de aplicaciones que lo convierten en una herramienta dirigida tanto al ocio como al trabajo, aunque los elementos de ocio primen sobre los laborales. Enumerar todas sus posibilidades nos llevaría todo un día, pero destaca especialmente su conexión wifi, así como la posibilidad de engancharse a Internet, desde cualquier lugar, mediante contrato con una operadora de telefonía móvil.

A pesar de que el magnate de Apple, Steve Jobs, definía su precio como “rompedor”, éste me parece algo prohibitivo, aunque todas estas cosas terminan, con el tiempo, abaratándose: los modelos con wifi van desde 479 a 679 euros y los equipados con wifi y 3G oscilan entre los 579 y 779 euros. Un poco caro como para darse el capricho, por el momento. A pesar de ello hoy había colas para contar que “yo lo compré el mismo día en que salió a la venta” y se han agotado las existencias en casi todos los distribuidores.

Lo peor de este ingenio es que le vamos a regalar uno a cada uno de nuestros parlamentarios europeos. Serán 736 equipos que nos costarán 5 millones de euros y es que la crisis sólo existe para funcionarios y pensionistas, nunca para los jetas de los políticos.

12.5.10

MONTBLANC MEISTERSTÜCK 149: GRAN REGALO




En este “A Examen” traemos una estilográfica muy conocida y admirada por muchos aficionados, considerada como “La estilográfica” con mayúsculas, su nombre es Montblanc Meisterstück 149, aunque popularmente se la conoce como “la 149″. Ya casi hemos superado los 100 “A exámenes” y en varias ocasiones nos habéis preguntado por qué no estaba la 149, pues aquí está.

Esta estilográfica se remonta como modelo, a finales de los años 40 y nació con el objetivo claro de dar un paso adelante con su silueta de “torpedo” superando así las formas más cuadradas de su antecesora la 139, pasando a ser el nuevo “buque insignia” de la colección Meisterstück (Meisterstück viene a significar “obra maestra” en español).

No obstante su predecesora en este puesto, el modelo 139, es actualmente una de las estilográficas de la firma alemana más valoradas entre lo
s coleccionistas…

La 149 se ha producido más o menos continuamente desde entonces, y ha cambiado poco. El modelo 149 es el que más ha mantenido su identidad desde su nacimiento ya que la 146 ahora es conocida como “LeGrande” y el pequeño modelo 144 es llamado”Classique” (además modificando su sistema de carga pasando a ser de cartucho/convertidor).

El cuerpo del modelo 149 se comenzó a fabricar en celuloide de color negro pero se rindió ante el avance de las resinas, que se ha mantenido hasta nuestros días como material de fabricación. En sus comienzos, las 149 eran “termo-grabadas” en la parte final del cuerpo con el número “149″ pero esto se perdió posiblemente por la incorporación de los nuevos materiales.

Una estrella blanca corona el capuchón desde 1913, en los comienzos de la firma que hoy conocemos como Montblanc (Registrada como tal en 1910 y anteriormente denominada Simplo Filler Pen Co.) y que representa la cima nevada del pico Mont Blanc así como el compromiso de la marca con los fabricantes europeos de productos de primera calidad.

Su clásico clip roscado en la parte superior del capuchón está acabado en oro, un detalle curioso que nos hace ver hasta que punto este modelo es considerado un “icono” es que no existen variaciones de acabado, como si ocurre en el modelo 146 por ejemplo con versiones en platino y otras. La 149 siempre se identifica con el negro y oro.

Aunque para no faltar a la verdad existen estilográficas 149 realizadas en oro macizo y otra versión realizada en “tiras” con oro blanco, amarillo y rojo.

Otro detalle que a ninguno se nos escapa de la 149 son sus 3 anillos en la parte inferior del capuchón que tampoco han variado demasiado, es posible encontrarlas con las 2 bandas exteriores en plata y la central en oro así como con el grabado “Masterpiece” que da fe del gran interés en el mercado de exportación de la firma alemana en esos días. Algo que muchos usuarios se preguntan es porqué su 149 tiene escrito en el capuchón “MONTBLANC-MEISTERSTÜCK Nº 149- Pix®” (como el capuchón de la izquierda de la imagen) mientras otros tienen grabados “MONTBLANC-MEISTERSTÜCK Nº 149″.

La explicación es que Montblanc desde 1991 decidió poner más “problemas” a los falsificadores de sus modelos (está entre las firmas más falsificadas del mundo), para ello realizó el grabado de “Pix®” en su anillo, también comenzó con una numeración individual en el aro del clip. un detalle interesante para identificar cuando una Meisterstück es original es ponerla a contraluz por ejemplo con una linterna, en ese momento nuestra resina preciosa de color negro se tornará translúcida con un tono rojo rubí, esto unido a otras comprobaciones sobre todo en su plumín y en la numeración, suelen ofrecer garantías de que lo que se tiene entre manos es una Montblanc 149 original.

Una vez ya sin el capuchón, sólo podemos decir: ” impresionante”, hasta los mas detractores de la firma (que los hay) no pueden nada más que sucumbir ante esta imagen, poco hay que añadir.

Su sistema de carga desde que salió por primera vez de la fabrica alemana ha sido mediante émbolo integrado en el cuerpo, aunque la sección que permite acceder al mecanismo se han podido apreciar pequeñas diferencias a lo largo de los años.

Los primeros modelos hasta 1959 tienen un accionamiento telescópico que una vez girado el “culote”, podemos ver el metal de color blanco, en los años 60 hasta finales de los 70 en esta misma zona se puede apreciar un material plástico de color negro. desde entonces y hasta la actualidad está hecha de bronce como podemos apreciar en la imagen.

Aquí vemos la “ventana” que nos permite ver el nivel de tinta, los modelos más antiguos realizados en celuloide no suelen ser tan transparentes, apreciándose un tono ámbar.

Su plumín, realizado en oro macizo de 18 kt. Tricolor (Oro-Platino-Oro) y de unas dimensiones respetables, en él podemos leer, “4810″ haciendo referencia como es habitual en los modelos de la firma a la altura del Mont Blanc, en los años 60 también se realizaron de dos tonalidades (Oro-Platino).

Sus puntos están disponibles en todas las versiones imaginables, pasando desde el OF (oblicuo fino) hasta el OBBB (Oblicuo Extra Extra Extra Grueso).

Su alimentador es una de las partes en las que más podemos apreciar la evolución del modelo a lo largo de los años…

En esta imágen realizada por Lex Villines, se aprecia la diferencia entre los modelos de los primeros años hasta los años 70…

Y en esta imágen tenemos el alimentador que la firma alemana monta es sus 149 en la actualidad.

Este modelo, “la 149″, es todo un referente cuando hablamos de estilográficas, su uso por parte de personalidades de la vida pública a lo largo de su dilatada existencia, como políticos, artistas y muchas veces en momentos decisivos para el desarrollo de la humanidad, hace que no sólo sea una super-estilográfica, sino un entrañable y bello objeto íntimamente vinculado a la historia moderna del hombre.

Fuente: estilograficas.net

 
Free counter and web stats