25.11.06

LA ACADEMIA DE JUAN PALOMO.



Hace unas semanas pasó por Úbeda el gurú de la política andaluza para apagar el fuego que un grupo de disidentes del PSOE local había prendido en la sede de la calle San Cristóbal. Últimamente, siempre que viene por aquí, aprovecha Zarrías para sacar el tema de la Academia de la Guardia Civil. La verdad es que, si llega a cuajar, los socialistas podrían sacar una importante rentabilidad política en la ciudad. Contó que se había formado una comisión a la que he dado en bautizar con el nombre de “Comisión de Juan Palomo” (ya saben el refrán…). Decía Zarrías que se trataba de una comisión tripartita, formada por miembros de la Junta de Andalucía, el gobierno central y la Diputación Provincial. Como político de este último ente, don Marcelino Sánchez era uno de los componentes de la comisión. Normal. Para don Marcelino cualquier forma de promoción va a ser poca de cara a las elecciones municipales…

A lo que vamos: a mi me olió aquello a cuerno quemado porque no sólo la comisión es unilateral, todos sus integrantes viven de las mismas siglas políticas (de ahí lo de Juan Palomo), sino que no se ha tenido en cuenta a los ubetenses, a través de su ayuntamiento, que creo yo tiene bastante que decir y mucho más que hacer en este tema. Para empezar la propuesta del Ministerio del Interior pasa por adecuar las obsoletas instalaciones, una vez se haga caja con la venta de los terrenos de la Academia que no se utilizarían. Se trata de una operación inmobiliaria en toda regla, a la que supongo tendría que dar el visto bueno el ayuntamiento de la ciudad, modificando la calificación de los terrenos, para que el coste fuese cero para el Ministerio. Craso error el de ignorar al ayuntamiento ubetense, aunque también puede ser una estrategia para señalar a un culpable si la operación resulta fallida.

Hay otra venta que me resulta más difícil de encajar que la anterior. Nos están intentando vender la imagen del PSOE local como resucitador de una Academia que lleva años muerta y enterrada, cuando en realidad fue la estrechez mental de los políticos socialistas locales la causa de que, en lugar de ampliar las instalaciones de Úbeda, se llevaran el centro formativo a Baeza. Si son los socialistas quienes ejercen su influencia para devolvernos las aulas del benemérito cuerpo, no están haciendo nada que no deban. Simplemente están saldando una deuda que tenían pendiente con la ciudad desde hace muchos años. Eso sí… no van al saldarla al completo porque sólo nos traerán unas migajas. Aquí vendrá un puñado de suboficiales, algo nada comparable con los miles de guardias que se pasean por las calles de nuestra vecina Baeza.

Con estas y otras milongas los políticos siguen intentando “vendernos la moto” en período preelectoral. No cuela. Prometo que de aquí a las elecciones iré desliando, a través de las ondas y de este blog, todas las patrañas que intenten colarnos estos encantadores de serpientes (si es que todavía queda alguna serpiente…).

Ver a los políticos con el culo al aire me sigue produciendo cierto morbo.

14.10.06

EL AÑO DEL “…Y TÚ MÁS”.


Pasaron las vacaciones, se acabó la feria y en nuestra ciudad comienza otra vez el curso. Afrontamos un nuevo año escolar, radiofónico y político con la vista puesta en las elecciones del próximo mes de mayo. No me hace mucha ilusión. Nuestros políticos locales sufren el Síndrome de Diógenes e intentarán lanzarnos a la cara toda la basura que han ido acumulando en estos años. La prensa escrita, la radio y la televisión serán testigos de reyertas barriobajeras, puñaladas traperas y enfrentamientos viscerales. Va a ser el año del insulto, de la mentira, del esperpento, del “…y tú más”. Todo por encaramarse al más alto de los sillones municipales. A mi “no me la dan”. Hace muchos años que dejé de votarlos y no espero nada de ellos pero siempre habrá algún incauto que se preste a asistir al espectáculo esperpéntico de sus patrañas. Yo procuraré guardar las distancias para que, cuando pongan en marcha sus ventiladores, la porquería no me salpique.

Hoy pasaba yo por aquí para hacerles una evaluación de la pasada feria pero, con estas perspectivas electorales, se me ha quitado la gana. Además esta feria ya ha tenido muchos evaluadores, tal vez demasiados, muchos de los cuales la habrán vivido más intensamente que yo. Con todo, puedo dejar unas pinceladas y así cubrir los minutos que la radio me regala. Les confieso que hoy estoy espeso.

Podría “evaluar a los evaluadores”... Sí. Me parece una idea original…

¿Quién dice que lo mejor de la feria ha sido el recinto? Naturalmente los andalucistas que son los responsables del Servicio de Obras. Los del PP dicen que lo mejor ha sido la programación porque para eso el Concejal de Fiestas es Jimena. ¿Qué dicen PSOE e IU? Lo normal: que todo ha sido un fiasco. ¿Qué opina algún cateto?... pues que el recinto ferial está muy lejos. Los “güillos” dicen que debería haber llovido, San Miguel que vaya mierda de devotos, los cofrades que siempre “curran” los mismos, los forasteros que aparcamientos hay pocos.

Todas las ferias que conozco tienen sus luces y sus sombras pero en la de Úbeda han predominado las luces. De las sombras me gustaría destacar las referencias que, en el programa, se hacen a “lo que dejaron de hacer los otros” y a la cicatería de la Junta de Andalucía para con nuestra ciudad. Un programa de feria es algo amable y conciliador, que sirve para invitar a los habitantes de todas las ideologías a divertirse. Emborronarlo con reproches a los políticos de la oposición me parece de mal gusto. Sé que las formas se pierden con la cercanía de mayo pero alguien debería haberse mordido la lengua… o la pluma. Tuvo también mala sombra, aunque peor estaba el sol, el escasísimo apoyo que los ubetenses prestaron a los toreros locales en la corrida del día 29. Resulta curioso: la plaza se llena si no torean nuestros paisanos. Fue una pena porque lo de Carnicerito no tiene nombre. Daba la impresión de torear a diario. Estuvo mandando y en su sitio. ¡Lástima que el mundo del toro esté tan podrido!.

He terminado opinando. De la feria todo el mundo opina, según le va en ella… bueno… todo el mundo menos los del botellón del pilar del León. Esos han pasado toda la feria beodos.

21.6.06

¿ EN DEFENSA DE NUESTRA CIUDAD ?


Nadie puede atribuirse el derecho a cambiarnos la Úbeda de nuestra niñez. Los ciudadanos deben poder participar en el desarrollo urbanístico de nuestra ciudad y, muy especialmente, en todo lo que se refiere a la modificación del patrimonio histórico y artístico. Úbeda es Patrimonio de la Humanidad por lo que tiene y no por lo que esté por venir. Son frases que cualquier ubetense podría suscribir y que constituyen la base ideológica de la Asociación “Plaza Vieja” que se declara defensora de nuestra ciudad. Al hilo de esas frases creo que la asociación debería contar, en sus actos de protesta, con la asistencia de miles de ciudadanos y, sin embargo, sólo unas pocas decenas acude a las concentraciones.

Indagando en los motivos de estas ausencias, he llegado a la conclusión de que uno de ellos es la secular apatía y el endémico conformismo de mis paisanos. Ese ya se da por supuesto cuando se trata de citarlos a cualquier convocatoria reivindicativa. No obstante he podido constatar que existe una circunstancia que influye decisivamente en el escaso poder de convocatoria que tiene la Asociación. Me estoy refiriendo al uso sesgado y partidista que ésta hace de las transformaciones urbanas de nuestra ciudad. Su página de Internet sale muy mal parada tras un pormenorizado análisis. En ella existe una sección titulada “NUEVAS DENUNCIAS” en la que aparecen 48 fotografías con sus correspondientes pies de foto en los que se detallan “todos los males que aquejan a nuestro pueblo”. Dos escandalosas ausencias sorprenden al visitante: las obras en la superficie de la Plaza de Andalucía y la eterna restauración de la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares. Pensando en que sólo se encuentran en ese hiperenlace las denuncias nuevas, uno sigue navegando por el resto de la web y verifica, con desagrado, que no existe mención alguna a ambos atentados arquitectónicos.

Lo de la Plaza de Andalucía no tiene nombre. Lo digo siempre que tengo la oportunidad. Aquello se hizo con tan mala sombra que no tiene ni un árbol, ni una planta, ni una fuente y los de “Plaza Vieja” callaron en su momento y siguen callando hoy. Llevo varias decenas de años, (¡qué vergüenza!), soñando con poder asistir a la misa de reapertura de Santa María y los de “Plaza Vieja” callan también ahora. A fin de cuentas se trata de una propiedad de la Iglesia Católica que se usará con fines religiosos. Quienes no sean creyentes puede que no la echen de menos aunque a mi, también como contribuyente, me indigna y me escuece que se haya “perdido” un buen puñado de millones en actuaciones desgraciadas, poco profesionales y opuestas a lo que debe ser una restauración rigurosa.

Tengo quebrado mi corazón de ubetense por la Plaza y por Santa María y la web que acabo de visitar calla. En dos asuntos tan graves sólo se puede callar de forma deliberada. Eso me parece un fraude y una inmoralidad. Hasta ahora sólo he escuchado a miembros de la Asociación quejarse de actuaciones muchas de las cuales estaban consensuadas con los vecinos. También los he oído dar “leña al mono” (“el mono” es Mendieta), con unos modales que me hacen intuir que se trata más de un intento de descabalgarlo que de sentarse a hablar civilizadamente con él. Pero el concejal Mendieta no fue responsable del fiasco de la Plaza de Andalucía ni de la tomadura de pelo de nuestra Iglesia Mayor. Tal vez por eso callan.


15.5.06

¡ BIENVENIDO DON RAMON !


Aunque hace tiempo que don Ramón del Hoyo fue nombrado obispo de la Diócesis de Jaén, sólo lleva unos meses haciéndose notar. Ha pulsado la opinión de los distintos colectivos que integran la Iglesia de Jaén (también de los dirigidos por laicos) y, poco a poco, sin estridencias, como no queriendo hacer ruido, ha ido relevando de sus puestos a los elementos más significativos de la vieja guardia. Ha hecho lo que tenía que hacer dejando claro que las formas son también importantes y que, por mucho que la Iglesia sea jerárquica, los mortales estamos empezando a estar hartos de trasnochados paternalismos de ordeno y mando. Con todo ello ha demostrado una actitud inteligente porque, en vez de entrar por aquí como un elefante en una cacharrería, ha optado por estudiar el terreno, por familiarizarse con su casuística para, posteriormente, ponerse a trabajar. También es cierto que algunas bitácoras de Internet, dirigidas por católicos, lo ponen a caer de un burro por su etapa conquense pero yo prefiero darle un margen de confianza. Si llega la hora de cambiar de opinión… lo haré.

Muchos fuimos los que rezamos para pedir el ascenso de su predecesor y los que acogimos jubilosos su traslado a la Diócesis de Mérida-Badajoz, naturalmente porque ello conllevaba una mejora en su carrera eclesiástica. Fueron casi 17 años de plegarias, 17 eternos años, pero yo siempre estuve convencido de que hay que perseverar. ¡Qué cierto aquel refrán de “a Dios rogando y con el mazo dando”!

El mundo cofrade tenía muchas esperanzas puestas en el sucesor de monseñor García Aracil más que nada porque era muy difícil que, con el nuevo nombramiento, las relaciones obispo-cofradías pudiesen empeorar. Algo pudo atisbarse cuando, durante el interregno, don Rafael Higueras acompañaba en su procesión de la noche del Lunes Santo a la hermandad de Nuestra Señora de Gracia.

Hace poco que concluyó la Semana Santa y, en el transcurso de la misma, hemos visto a don Ramón hacer “la levantá” de un paso, acompañar (de forma discreta) a bastantes cofradías en su procesión o devolver a la catedral de Baeza el Miserere de Eslava. Atónitos hemos escuchado una entrevista radiofónica en la que el nuevo obispo hablaba bien de los cofrades y de la labor catequística que, en el seno de la Iglesia, cumplen las hermandades. Para quienes integramos el mundo cofrade se abre ahora un nuevo tiempo de esperanza en el que seguramente dejaremos de ser vapuleados desde el Palacio Episcopal y durante el cual es posible que se solventen antiguos problemas y se cierren viejas heridas. No cabe otra cosa entre cristianos.

Ahora ya sólo espero que la influencia positiva de los criterios de don Ramón del Hoyo devuelva al redil a ese puñado de curas díscolos, que todos conocemos, y que, al igual que monseñor García Aracil, ven en las cofradías un motivo de preocupación para la Iglesia, porque estoy convencido de que las hermandades son, hoy por hoy, uno de los mejores instrumentos que esa Iglesia posee para atraer a la juventud a su seno y los tiempos no están ya como para ir perdiendo “clientes” por el camino.


5.5.06

SEMANA SANTA 2006 - BALANCE.


Este año, la estrella de la Semana Santa ubetense ha sido la meteorología. Cuando la Semana de Pasión coincide con el mes de abril suele ser más turbulenta en lo meteorológico aunque casi mejor sería decir que, en este mes, nunca llueve a gusto de todos.

El Domingo de Ramos fue de un gris plomizo descarado. Lo mismo ocurría con el Viernes Santo. Los fotógrafos vivieron su particular calvario al tener que soportar unas condiciones de luz insufribles. El Lunes Santo en realidad daba igual: Nuestra Señora de Gracia procesionaba de noche y, como no había pronosticada agua, nadie miraba al cielo. Todo el mundo estaba harto de haberlo hecho durante los 15 días precedentes. El Martes Santo tres cuartos de lo mismo. El “Santo Borriquillo” se escapó y también lo hicieron la Virgen de Gracia y la Noche Oscura. Hermoso el paso de palio de la Gracia andando por San Lorenzo y escalofriante el recogimiento y la oración en el silencioso discurrir de la Noche Oscura de Palma.

A la primera cofradía que tiene su procesión el Miércoles Santo, quienes le sacan punta a todo, ya la han rebautizado con el nombre del “Santísimo Cristo de las Aguas en su Sagrada Cena”. Que llueva, en su tramo horario, por dos años consecutivos es harto complicado según el cálculo de probabilidades: el pasado año se quedó en San Nicolás de Bari y en 2006 tuvo que encerrarse de forma precipitada por causa de la lluvia. Todo lo contrario ocurre con la hermandad del Prendimiento que parece estar aliada con la meteorología. Por dos años consecutivos se viene escapando de la lluvia que persigue a sus predecesores. Precioso lo que pudimos ver de la Santa Cena y sensacional el andar del Prendimiento. El paso marchaba solo, tras leves indicaciones del capataz.

Ya sólo queda vivo y coleando uno de esos jueves que brillaban más que el sol. Es el Jueves Santo. Sol y moscas para los cofrades de la Oración en el Huerto, la Columna y la Humildad. Es lo que pega. Inmejorables los tronos de la Oración y su elegantísimo exorno floral, mágicos los portadores de la Columna, soberbia y marcial la centuria romana de la Humildad. El Cristo de la Buena Muerte arranca oraciones con su sobriedad.

Con sus tics sevillanos la hermandad de la Sentencia es cada día más autóctona. La gente la quiere y se notó en su guión que se vio enormemente incrementado en el número de nazarenos, como ellos los llaman, con respecto a 2005. Las nuevas cartelas de su trono, muy en la simbología ubedí, eran excelentes.

Que parte del Viernes Santo sería un fiasco lo auguraba su mal comienzo, sin molestar a la Sentencia cuyos cofrades tienen a gala ser la primera cofradía del Viernes. Cuando la banda de música de Canena “perpetraba” algo que sonó a muchos a “Paquito el Chocolatero”, a la salida de Jesús, los malos augurios se cernían sobre la ciudad. Cola va a traer el fusilamiento que se hizo del entrañable y emotivo Miserere.

El cartel que anunciará, en 2007, nuestra Semana Santa corresponde a la cofradía de la Caída. Milagros tuvieron que hacer los fotógrafos para evitar el cielo grisáceo de la mañana. Hay cosas que no las arregla ni el Photoshop. Muchos cofrades con el magnífico Cristo de Benlliure y la Virgen de la Amargura. Se trata de una hermandad que está en alza como lo está la de la Expiración tras reflotar sus relaciones con la Guardia Civil. Lo de las Angustias es punto y aparte: estaba muerta y ha resucitado, como corresponde a este tiempo de Pascua. Un diez para los costaleros de estas dos últimas cofradías, dispuestos a afrontar dos procesiones con lo justo. Aguantaron, siguiendo con símiles meteorológicos, el chaparrón con una entereza poco común.

La Soledad subió por la Cuesta de la Merced con la misma expectación de siempre. Por la noche, amenazada por la lluvia, sus costaleros la trasladaron hasta San Millán en un abrir y cerrar de ojos. Sigue siendo una cofradía singular para con su Virgen. ¡Cómo la quieren sus cofrades!

Este año ha sido uno de los mejores para la Procesión General. A pesar del agua que recibieron las hermandades, “el experimento” iba por buen camino. Los horarios de paso por los controles establecidos marchaban con holgura y de no haber llovido, el Santo Entierro hubiese salido incluso antes de las ansiadas 22 horas. Hondo pesar en los cofrades del entierro de Cristo que vieron cómo se les aguaba la fiesta.

Es posible que el famoso experimento de “La General” haya servido para revitalizarla. Adelantarla en dos horas ha facilitado la asistencia de los cofrades más jóvenes y las filas de cofrades, en general, iban bastante nutridas. Otra procesión que, hace 15 días, estaba herida de muerte y ya ha salido de la U.C.I. Esperemos que siga así. Enhorabuena a los miembros de la Unión de Cofradías.

El Domingo de Resurrección, la hermandad del Resucitado marchó por la ciudad entre nubes y claros. Cien años contemplan a la hermandad del Barrio de San Nicolás que también ha visto su guión incrementado en los últimos años. Su junta directiva se mueve y eso se le nota a la cofradía. Gracias por traernos la Pascua. Es lo verdaderamente importante de cuanto acabamos de rememorar.

12.3.06

ACTUACIONES PARA LA FERIA 2006.


Me costó trabajo entender el nombre de los grupos que, hace unos días, la radio anunciaba como estrellas de la feria de San Miguel 2006. Aporté a mis hijos los cuatro datos que pude coger con alfileres, (un loco que canta y unos tipos “escocíos”), y me confirmaron que se trataba del Canto del Loco y de los Mojinos Escozíos. Asombrados por mi interés a cerca de los movimientos vanguardistas de la música nacional, me preguntaron para qué quería esa información. Daban saltos de alegría cuando les comuniqué que ambos grupos actuarían en nuestra feria de septiembre. Me costó trabajo convencerlos de que las taquillas no están abiertas todavía.

He escuchado lo último de esta gente, “Zapatillas” y “Con cuernos y a lo loco”. He de confesar que tolero al Loco y me escuecen las neuronas escuchando a esos Mojinos. Yo me quedé anclado en “Pink Floyd” y en la música de los 80 y lo más lejos que he llegado ha sido a los “Dire Straits”. Eso no quiere decir mucho, sólo que me voy haciendo viejo y carca a los ojos de quienes disfrutan escuchando esas estridentes canciones.

Dicho lo anterior, podría parecer que estoy en desacuerdo con la contratación, por parte del ayuntamiento, de ambas formaciones musicales. Todo lo contrario. Me he documentado y, por lo visto, se trata de dos grupos que, de manera indiscutible, triunfan actualmente dentro del panorama musical español. Ambos son grupos de primera fila y muy del gusto de una gran cantidad de gente y eso es lo que se debe mirar a la hora de traer las actuaciones de feria. Sin ir más lejos, la gira “Zapatillas” va a estar en las más importantes ciudades del país. También se debe mirar por la esquelética cartera municipal pero si uno quiere lo que está de moda, no digo lo mejor, tiene que pagarlo y se debe traer lo que se lleva o no traer nada. Las medias tintas nunca fueron buenas.

Existen otras opciones más baratas. Se puede sacar del baúl de los recuerdos a Paco Ibañez o a Labordeta, cuyo caché está bastante devaluado, y evitar lo que la oposición municipal califica de despilfarro, a costa de cosechar el más rotundo de los fracasos. ¡Menudo cinismo! La empresa Puentes Lozano podría contarnos que los criterios que se siguieron en la época de gobierno socialista fueron muy parecidos, con la diferencia de que sólo vino a Úbeda Manolo García como artista “de tirón”.

Cada vez me indigna más el que los políticos crean que los ciudadanos tenemos memoria de pez y que, además, somos imbéciles. La oposición municipal está perdiendo las formas y el crédito ante los votantes. No todo vale en política. Se han puesto nerviosos con el último posicionamiento (frontalmente en contra del PSOE) del concejal Mendieta. Ven como posible que la coalición P.P.–P.A. vuelva a coger las riendas del ayuntamiento y saben que don Marcelino Sánchez no sobreviviría a una segunda derrota. Con malos modos han criticado el agua, los presupuestos, las obras y ahora a los Mojinos. Siempre tirando de navaja y sin ánimo constructivo. ¡Pobre bagaje para presentarse a “unas municipales”!…

12.2.06

ENTREVISTA A PACO ORTEGA.


(Por Eugenio Santa Bárbara)

Muñoz Molina o Sabina son dos nombres que están en la mente de todos los ubetenses, como personas de prestigio en sus diferentes ámbitos. Para los detractores de uno, de otro o de los dos habrá que decir, al menos, que son dos ubetenses famosos. Otros muchos paisanos, desde una posición más discreta, llevan por bandera el nombre de nuestra ciudad y triunfan, como aquellos, a escala nacional e internacional. Es el caso de Francisco Ortega Bermejo, nuestro “Paco Ortega”. Allá por el 74 editó su primer disco, luego hubo algunos más, pero llegó a descubrir que lo suyo no era reiterar en los escenarios “la misma cantinela”. Hoy, con una productora y un sello discográfico propios, se dedica a sacar del anonimato a grandes talentos y a producir los trabajos de artistas ya consagrados. Ha trabajado, entre otros, con artistas de la talla de Camarón de la Isla, Dieguito El Cigala, El Ecijano, Los del Río, María José Santiago, Niña Pastori, Paco de Lucía, Paloma San Basilio o Tijeritas... y estilos tan distantes como los de Pata Negra, Lolita, Massiel o Ana Belén. Les ha hecho letras, coros, arreglos musicales o los ha producido. Siempre se le ha relacionado con “el flamenqueo” pero además se mueve en el mundo de los jóvenes cantautores y grupos de talento, a los que quiere promocionar, y anda enfrascado en proyectos tan distantes entre si como La Musicalité o la banda sonora de una película…

E.S.- Nació usted en Úbeda en 1947… ¿Exactamente en qué lugar de la ciudad?.

Nací en la calle Ginés Gómez, cerca de la Iglesia de San Pablo.

E.S.- ¿A qué edad y por qué salió usted de Úbeda? Ha visitado usted la ciudad, junto a su mujer y su hijo, en el pasado puente de la Inmaculada: ¿nota muy cambiado su pueblo? ¿Qué recuerdos pasaron por su mente?.

Salí a los siete años. Mi familia se desplazó como tantas otras familias en busca de trabajo en una época en la que la industria desplazaba los oficios artesanos al sustituir a las personas por máquinas.
En mi viaje he notado un gran cambio. Parece que por fin perdemos los complejos y sabemos “proyectar” lo nuestro al mundo. El pueblo sigue igual bello pero se están cuidando aspectos que era necesario cuidar. La gente como siempre maravillosa. Sencilla y maravillosa. Me noto querido y siento que estoy mas cerca que nunca de mis raíces. Le enseñé a mi hijo mi casa, mis lugares de juego, la casa de mi abuela y el tesoro arquitectónico y humano que tenemos. Voy a volver con frecuencia. Planeo comprarme una pequeña casita en el casco antiguo y refugiarme de vez en cuando a pasear, leer y hablar con la gente.

E.S.- ¿Cómo era su familia? ¿Cuántos hermanos eran? ¿A qué se dedicaban su padre y su madre?

Mi familia era muy humilde. Mis hermanos mayores los pasaron mal. Mi padre era hilador y mi madre hacía capachos. Éramos nueve hermanos, yo soy el octavo. Coincidieron en el tiempo dos hechos que marcaron la vida de mi familia. La muerte de mi hermana Aurora (la mayor) y el despido de mi padre de una fábrica en la que llevaba trabajando mas de treinta años, sin derecho a nada. Mi padre viajó a Madrid para sacar a su familia adelante y después tiró de todos los demás.

E.S.- Su primer disco data de 1974. Luego, junto a Isabel Montero y más tarde en solitario, cosechó enormes éxitos, ¿por qué dejó entonces los escenarios?

Isabel y yo dejamos de actuar cuando empezamos a aburrirnos de ir con la misma “cantinela” por todos los sitios. Yo quería abordar proyectos diferentes y variados. Me encanta enfocar y labrar la carrera de los que comienzan y de los que se han perdido en el camino por diferentes razones. Ahora compongo, produzco muchos discos y lucho por ser independiente y publicar en mis dos pequeñas compañías a la gente que tiene talento y que no son precisamente los que nos muestra la televisión. Ahora de pronto estoy haciendo la banda sonora de una película, como produciendo a José Mercé, o un disco de rock. Creo que sólo hay dos clases de música: la que emociona y la que no emociona. Al cantante “Paco Ortega” le tengo escondido y lo saco cada 4 años con un disco que hago para mis incondicionales. Hago una rueda de prensa, dos videoclips y vuelvo a guardarlo de nuevo hasta que me apetece. Estoy mejor que nunca y no deseo nada más de lo que tengo.

E.S.- En su familia no es el único que canta, ¿de dónde les viene el arte?

En mi familia cantaba todo el mundo pero “el artista” de la familia siempre fue mi hermana Mercedes. De ella tomé la afición por los escenarios y a ella se la debo.

E.S.- ¿Cuándo le llegó su faceta de productor y descubridor de nuevos talentos? ¿Es más cómoda esa vida? ¿Le gusta estar en segundo plano? ¿Lleva mal el éxito?

Creo que el éxito lo obtenemos todos cuando conseguimos vivir haciendo lo que nos gusta. El otro “éxito” es mentira.
Para un ciclista el éxito ha de ser salir todos los días a correr con el pelotón y de vez en cuando ganar alguna etapa. Me gusta recoger la energía de la gente que vale y comienza y que no tiene quien la guíe. Me gusta cambiar de proyectos. He descubierto que lo único importante de la vida es “vivir”. Y para vivir no hacen falta muchas cosas.

E.S.- De Algueró a Pata Negra y de Ana Belén a Camarón de la Isla, ¿no hay muchos contrastes? ¿Qué tiene que ver Dieguito El Cigala con Los del Río?.

No tienen nada que ver. Pero un buen arquitecto no debe cuestionar el estilo de la casa que le encarga quien la paga. Debe poner sus conocimientos honradamente al servicio de su cliente y dar lo mejor de sí para que la casa esté bien hecha y nunca se caiga.

E.S.- “Nadie desde Quintero, León y Quiroga fue capaz en este país de contar historias tan bien contadas en los escasos tres minutos que dura una canción”, decía usted de Sabina en un diario digital. ¿Cuándo conoció a Joaquín? ¿Por qué ahora su colaboración en el tema “Paisanaje”?.

Conocí a Joaquín, a nuestro querido paisano, hace muchos años. Cuando el empezaba en la Mandrágora. En el mismo artículo digo que soy lobo solitario, que nunca me ha gustado ser satélite de nadie. Le admiraba en la distancia y teníamos una relación cordial , una cercanía lejana. Apenas nos hemos visto en 20 años mas de 10 veces. Hace poco tiempo le pedí que escribiese algo sobre una de las canciones de mi último disco y escribió la letra de “paisanaje”. Para corresponderle le regalé una música para la canción y un día me contó que la iba a grabar en su nuevo disco y que le apetecía que trabajase los arreglos y que compartiéramos el videoclip. Sabina es uno de los artistas mas grandes que ha dado la música de este país. Yo me siento orgulloso de que sea así y en contra de lo que piensen algunos el siempre me llama paisano. Nunca me ha llamado por mi nombre.

E.S.- Joaquín Sabina, usted, Muñoz Molina… Mucho arte en Úbeda ¿no? ¿Conoce usted a otros artistas ubetenses?.

Sí. Mucho arte. Mucho más del pueden evocar esos nombres. La filosofía del ubetense más humilde es humanista. Mi padre era un hombre culto que jamás pudo estudiar nada. Ahora voy a hacer el disco de una jovencita de Úbeda que estudia en Granada y que tiene mucho talento.

E.S.- Todos los ubetenses conocemos a su “hermana la rubia, musa alfarera”, a Mercedes. Siempre ha cantado saetas a la Virgen de la Soledad. Lo hacía muy bien. ¿No pudo usted “echarle un cable” en el terreno artístico?

Le produje un disco de saetas para la casa Zafiro pero no hemos coincidido en el tiempo. Cuando ella era adulta yo aún era muy pequeño y cuando yo pude las circunstancias, su vida, su marido, sus hijos, no la dejaron dedicarse nunca plenamente a cantar profesionalmente. Ya me gustaría cantar como ella. Y si no que se lo pregunten a la Virgen de la Soledad.

E.S.- Hablando de la Soledad, ¿le trae a usted algún recuerdo la Semana Santa de Úbeda? ¿Perteneció alguna vez a alguna cofradía?.

Claro que sí. La tengo grabada en mi recuerdo. El olor, los pirulís, la ropa nueva, las albóndigas, las saetas de mi hermana, la foto en la Plaza Vieja. Una vez salí en “la Columna”. Mi “cuñao” Sito era de la cofradía y permitieron que saliera. Yo estaba de visita en Úbeda y tendría unos 12 años.

E.S.- Siguiendo con “Paisanaje”, ¿qué cree usted que quiere contar Sabina con la letra de esa canción, que en algunos párrafos “despista”? Por cierto… ¡mágnifica la música rumbera que usted le colocó! Gana mucho.

Yo creo que la canción sería espléndida con cualquier música bien construida. De todas formas gracias por lo que me toca. Yo creo que Joaquín hace una alegoría muy “naïf” donde incorpora ingredientes ligados a sus paisanos, a mi familia y a personajes que viven una cotidianidad popular y que siempre estarán presentes en todos los pueblos. Según me ha contado siempre él y sus amigos estaban locos por mi hermana “la rubia” y nunca lo ha olvidado. Siempre que me veía me decía “tengo que hacerle un homenaje a tu hermana la rubia”. Y lo cumplió.

E.S.- No lo entretenemos más, que nos han dicho que anda muy atareado. Una última cuestión: la compañía “El Pescador de Estrellas” y el sello “Libertad 8 Records” son dos recientes creaciones suyas. ¿Es que no puede estarse quieto?

Dicen que cuando uno deja de dar pedales la bici se cae. Yo tengo más de lo que nunca pensé tener. Adoro mi trabajo y puedo hacer mucho por los demás. Creo que es una actitud muy ubetense, ¿no?

7.2.06

OBRAS EN LA PLAZA VIEJA.


A don Marcelino Sánchez le gusta decir que todos los logros del actual equipo de gobierno ya se los había dejado él a punto de caramelo. Eso nunca lo sabremos. De la etapa de gobierno de don Marcelino, el pueblo llano sólo recordará la faraónica obra del aparcamiento subterráneo de la Plaza de Andalucía. Esa lacra sí que se la dejó a la ciudad, me temo que por los siglos de los siglos.

Si bien es cierto que ese aparcamiento era una infraestructura que se hacía enormemente necesaria, no resultaba imprescindible “cargarse” la Plaza Vieja. Sobre el forjado que se colocó en las entrañas de la que fuera Plaza de Toledo, los ubetenses vimos, con estupor y desagrado, cómo se alzaba un páramo desértico, impersonal y sin una mala sombra. No me extenderé más. Todas las encuestas que circulan por ahí, dejan mal parado a quien diseñó la superficie.

Ahora nuestros gobernantes locales quieren “lavarle la cara”. Otra cosa no podrán hacer porque 143.000 euros no dan para mucho y el forjado de hormigón no permitirá hacer milagros. Ojalá nuestros munícipes se asesoren bien, para evitar que el resultado sea “otra cagada”, y en lugar de hablar de la Plaza de los Cipotes tengamos que volver a poner en entredicho a “los cipotes de la Plaza”.

Termino: la concejala Leiva, que tanta “testiculina” exhibe en sus comparecencias públicas, se muestra ahora timorata a la hora de hablar de la vuelta a ese enclave de la estatua del general Saro. Dice que se está estudiando la posibilidad de devolverla a ese lugar y tiene a una gran mayoría con el alma en vilo. Usted seguro que sabe, doña Luisa, que Saro era un forastero que hizo todo lo que pudo por Úbeda cuando Franco era trompeta. Échele usted un par y devuélvanos la estatua y el monumento que la sustentó.

 
Free counter and web stats